Sexo oral: consejos para la mejor mamada de su vida

En las encuestas realizadas a los hombres, la mamada encabeza la lista de preferencias sexuales. Cuando sabes cómo, una felación hábil puede convertir al tipo más duro en cera en tus manos. ¡Aquí tienes los mejores consejos y trucos para la mamada!

Te explicamos los fundamentos para la mamada perfecta, así como algunos pequeños pero finos trucos con los que puedes llevar al hombre de tu corazón al clímax. A veces, todo lo que se necesita es un poco de imaginación para una felación exitosa.

Aquí hay consejos para la mejor mamada que haya tenido. Sólo tienes que seguir nuestras instrucciones y puedes estar seguro de que llevarás a tu amante al séptimo cielo.

¡Compromiso, por favor!

Para la mamada perfecta: chupar, lamer y acariciar son bienvenidos. Lo mejor es alternar el juego suave de la lengua con una acción más fuerte de los labios. Juega alrededor de su glande con tu lengua, chupa suavemente, chupa un poco más fuerte, ¡deja que tus labios y tu lengua se utilicen al máximo!

Presta especial atención al frenillo, el que une el prepucio del pene con la parte inferior del glande, y acaricia este punto sensible con devoción.

Si siempre estás atento a tu reacción, verás inmediatamente lo que te produce más placer. Si te gusta, deja que tu pareja te guíe suavemente cogiendo tu cabeza con sus manos y ayudándote a marcar el ritmo.

O puedes dejarlo completamente impotente esposándolo a la cama. Estar completamente a merced de ti y de tu boca puede ser una excitación increíble.

¡Diviértete con ello!

La regla más importante para una mamada exitosa: ¡diviértete llevándolo al clímax! Míralo profundamente a los ojos mientras lo mimas con ternura y demuéstrale lo mucho que te excita su lujuria gimiendo suavemente. Eso lo hace el doble de caliente, ¡lo prometo!

¡Se permite el juego de manos!

De la mamada a la paja: No sólo se necesitan tus labios y tu lengua para la mamada, porque mientras le das placer a su pene con tu boca, tus manos pueden ir a descubrirlo. Deja que tus manos acaricien suavemente sus testículos, pasa tus dedos por su perineo y estimula suavemente su zona anal.

Puede que no lo sepas, pero las zonas perineal y anal son zonas erógenas en los hombres. Si le das a tu pareja el doble de placer de esta manera, tienes garantizado que le darás el doble, si no el triple o el cuádruple de excitación… ¿No sabes realmente cómo hacerlo? Entonces, ¡aquí tienes algunos consejos para la paja perfecta!

Helado

¡Deja que su lujuria se derrita en tu boca! Imagine un helado cremoso que empieza a derretirse lenta pero inexorablemente. Lame con devoción su mejor pieza y dedícate especialmente a las partes más sensibles. Pasa tu lengua húmeda alrededor del frenillo (frenillo en la parte inferior del glande) y él se derretirá bajo tus caricias.

Cuestión de gustos

Otro gran consejo para darle aún más momentos ooooh durante una mamada: Lubricante con sabor. Simplemente póngalo en su mejor pieza y luego lámelo con placer. ¡Qué rico! Los sabores van desde la fresa y la cereza hasta el melón, el guaraná y la vainilla. Pruébalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *